Schwartzel se doctora en Augusta

El sudafricano Charl Schwartzel se impusó en la noche de ayer en el torneo más prestigioso del golf, el Masters de Augusta. Y lo hizo a lo grande, con tres birdies increibles en los últimos tres hoyos para desbancar del liderato al australiano Scott que minutos antes se veía ya cerca de colocarse la chaqueta verde de campeón. El torneo se guardo un desenlace maravilloso con numerosos golfistas jugándose el triunfo en una apasionante última jornada donde Tiger volvió a recordar a aquel jugador que deslumbraba hace no mucho tiempo. Fue el gran protagonista de los nueve primeros hoyos. Empezó el día a siete golpes del líder McIlroy y en el nueve ya era colider pero un par de errores poco habituales en él lo alejaron del triunfo para terminar en una meritoria cuarta posición.

A parte de los dos grandes protagonistas finales, Schwartzel y Scott el nombre del día fue el de Rory McIlroy. El irlandes afrontó al última jornada tras un torneo impecable con cuatro golpes sobre sus perseguidores. Pero el de ayer no fue su día. Atenazado por la presion y los nervios firmó una targeta de 80 golpes, 8 por encima del par mostrando lo complicado que resulta este deporte. No le salió absolutamente nada y un triple bogey en la primera vuelta terminó con sus opciones antes de hora. Desde ese instante hasta el final su concurso fue una tortura. Hubo imagenes ciertamente impactantes con McIlroy verdaderamente derrumbado.

El bagaje de los nuestros no estuvo mal pero pudo ser mejor. Tanto Sergio García como Alvaro Quiros firmaron dos primeras jornadas muy buenas. Álvaro se fue a dormir co-líder el primer día, sin embargo ambos sepultaron sus opciones el sábado con dos malas vueltas que los alejaron de las posiciones cabeceras. Miguel Ángel Jimenez actuó al contrario y acabó jugando bastante bien pero siempre estuvo alejado de la cabeza. Por tanto, fantástico triunfo de Schawtzel que lo confirma como uno de los grandes del golf actual, buen resurgimiento de Tiger que lo vuelve a situar en la órbita de poder ganar torneos importantes y decepcionante las actuaciones de algunos como Mickelson, Kaymer o Lee Weestwood.

Anuncios