La carrera por ser el mejor ‘9’ del mundo

Van Nistelrooy, Henry, Shevchenko, Ronaldo…muchos grandes delanteros nos vienen a la mente rápidamente en estos últimos tiempos. Estos son solo cuatro ejemplos de los muchos que cada uno de vosotros tendréis en la cabeza y en el corazón. Actualmente, el mundo del fútbol vive una reconstrucción posicional bastante interesante (tema que daría para un bonito debate). Sin embargo, la figura del nueve puro, del delantero de área suele ser vital en todos los equipos. En estas líneas me voy a ahorrar el hablar de Cristiano Ronaldo y de Messi, a los que considero, y por mucho, como los dos mejores sietes, ochos, nueves, dieces y onces del mundo. Hablando mal, pero es así.Estos dos, por decirlo de alguna forma, comen aparte.

Por tanto, ahondemos algo en el tema y vayamos un poco más allá. Cuatro nombres me vienen rápidamente a la mente, los cuatro que, para mi, pugnan por el reinado a ser el mejor ‘9’ del mundo. En primer lugar, Karim Benzema. El francés, fichado por Florentino para encabezar el último megaproyecto del Real Madrid nunca encontró su fútbol con Pellegrini. Sin embargo Mourinho ha dado con la tecla. Ha recovertido a Karim y ahora mismo lleva una temporada de sobresaliente. Excepcional en el juego asociativo en tres cuartos de campo, en perfecta sintonía con Ronaldo y más goleador que nunca. Además su dominio del tan importante concepto del “toco y me quedo, toco y me voy” lo convierten en un jugadorazo vital para este nuevo Real Madrid. A día de hoy, su temporada es muy pareja a la de Cristiano. Ahí es nada.

También hay que hablar, naturalmente, de Wayne Rooney. El ariete británico, ligeramente infravalorado en mi opinión es uno de esos delanteros de la vieja escuela pero que ha sabido adaptarse al fútbol actual y que ha sabido captar el mensaje de Ferguson. Muchas veces tengo la impresión que la fama de “chico malo” le ha generado una opinión extrafutbolística que está pesando en su carrera. Sus cualidades son muchas, combina potencia con precisión en el disparo, gran rematador de cabeza, pelea por cada balón como si fuese la última y tiene un conocimiento del juego sobre el césped exquisito. En este último apartado me recuerda a Messi. Es un futbolista que siempre espera la jugada, nunca se precipita y siempre toma las decisiones acertadas, con mayor o menor precisión, pero siempre toma la decisión que toca. Tal vez le ha faltado algún que otro título más a nivel internacional para tener el reconocimiento que merece Rooney.

Tampoco me voy a olvidar de ‘Kun’ Aguero.Tal vez algunos de vosotros me achaquéis que no es un nueve puro, pero nadie me discutirá que es un sensacional jugador de área. Yo, si fuera entrenador, lo querría de máxima referencia ofensiva. El Kun es sobresaliente en casi todas las cosas que tiene obligación de hacer bien un delantero. Es rápido, es ágil, tiene gol, capacidad para asociarse…Es inteligente y sabe salir fuera del área a recibir y oxigenar. Además, su salida en parado es la más parecida a la de Leo. Aprovecha el centro de gravedad tan bajo que tiene y uno de los mejores trenes inferiores del panorama fútbol para sacar un segundo de ventaja siempre al defensa. Un crack.

El cuarto en discordia es uno de los futbolistas más de moda del panorama futbolístico actual, el gunner Robin Van Persie. El holandés es un goleador nato, de los de toda la vida. Ya llevaba unos años dejando buenas cifras pero este año ha terminado de explotar a lo grande. Es el santo y seña del Arsenal, por donde pasa todo. Es rápido y letal en el remate, escurridizo dentro del área, capaz de amenazar con ambas piernas y su adaptación al sistema de Wenger es perfecto. Su estado de forma actual y su racha goleadora durante toda la temporada le hacen entrar en esta lista. Aunque me temo que es la última opción de los cuatro.

Naturalmente hay que tener en cuenta muchos otros y muy buenos ellos. Podríamos citar a Neymar, que es especial, que es genial y al que anhelamos ver pronto en un grande de Europa. Su aclimatación a nuestro fútbol marcará su futuro.Uno que no necesita presentación es Ibrahimovich. Un gigante del fútbol europeo en la última década pero cuyo paso por el implacable Barça le devoró. A día de hoy, en el Milan, está en uno de los mejores momentos de su vida. Falcao, Dzeko, Higuain, Chicharito, Llorente, Drogba….como hemos dicho antes, muchos y muy buenos. Pero la pugna por ser el mejor está entre los cuatro de arriba, no tengo dudas. ¿Con cuál te quedas tú?

Un 2011 lleno de luces

El deporte español saboreó el mejor caviar del mundo en 2010. El once de junio de aquel año el mundo entero se rindió a una selección española de fútbol que maravilló al mundo durante un mes. El deporte español había escalado su último peldaño. Éramos campeones del mundo de fútbol, la estrella que ilumina el deporte mundial estaba en nuestro corazón. El sueño de nuestra vida se había cumplido con aquel gol de Iniesta en el último instante de la prorroga. Alcanzada la gloria más absoluta en el mundo del deporte, el objetiva estaba claro: mantenerse.

Y a día de hoy sólo podemos decir una cosa: lo estamos haciendo de maravilla. El 2011 que acabamos de dejar atrás nos deja momentos inolvidables para el recuerdo, nos deja un Barça heroico, referencia absoluta en el mundo del fútbol. El equipo que gobierna Guardiola desde el banquillo y que tiene a Messi como principal ejecutor se ha alzado con cinco títulos en este año, entre ellos la liga, la Champions o el Mundialito de Clubes. El legendario ciclo de este equipo ya es historia del deporte. Messi se ha convertido en un icono, en una referencia que está trascendiendo más allá de lo deportivo, es el Maradona o el Pelé de nuestro tiempo. Ese futbolista al que, de aquí muchos años, hablaremos a nuestros nietos. Si se quieren guardar una imagen en la retina de este excepcional equipo regresen a Wembley y observen a Messi reventando la red de Van der Sar. La gloria otra vez era azulgrana. El ciclo se convertía en la “era del Barça”. Los Xavi, Iniesta, Puyol, Messi…son ya inolvidables.

A la sombra del Barça está viviendo una de las mejores versiones del Real Madrid, penalizada una y otra vez ante el fenómeno Barça. Lo vemos en el colectivo y en los duelos individuales de los que tanto se habla (Mourinho – Guardiola, Ronaldo-Messi). La guera Barça – Madrid alcanzó su máximo punto épico en aquel carrusel de clásicos que dejó al Barça como triunfador global pero que proporcionó al madridismo  su única alegría en tres años con aquel prodigioso cabezazo de Ronaldo que daba al equipo blanco la Copa del Rey. Ronaldo, el eterno aspirante, se elevó por encima de Messi aquella noche y Mestalla se convirtió en una fiesta para el Real Madrid tras una gran final disputada entre los dos mejores equipos del mundo.

Pero, por suerte para todos, no sólo de fútbol vive el hombre. Como ya viene siendo tónica habitual deportes como el baloncesto, el tenis, el ciclismo o el motor han vuelto a llenar de alegrías las tardes y las noches españoles. Mención aparte merecen los chicos del baloncesto, nuevamente campeones de Europa después de un campeonato brillante, fantástico, con un Navarro imperial bien secundado siempre por los hermanos Gasol, Calderón o Rudy Fernández. La mejor selección de nuestra historia se volvía a colgar un nuevo oro tras pasar por encima de la Francia de Tony Parker en la final. Otra gesta de nuestro deporte. Que la rutina no nos ciegue los ojos. Puede que no volvamos a tener equipos como estos. Disfrutémoslo.

Pero si hay una figura individual sin la que no se conciba el deporte español en los últimos año no es otra que la de Rafael Nadal Parera.  Siendo realistas, el 2011 ha sido el año de Djokovic, triunfador absoluto en el tenis, sin embargo, seria de necios negar la enésima gran temporada de Nadal. Triunfó en Roland Garros por sexta vez (casi nada), jugó las finales de Wimbledon, US Open, Miami, Indian Wells o Madrid donde salió derrotado de todas ellas ante el “ogro” Djokovic. Pero que la niebla no nos impida ver la luz. Su 2011 es de aúpa y sigue siendo el número dos del mundo. Y redondeó el 2011 en diciembre llevando a España a su quinta Copa Davis en poco más de diez años evidenciando que somos la gran potencia mundial en el tenis.

No nos podemos olvidar de Contador, que acudió al Giro temiendo perderse el Tour por su presunto dopaje y se llevó por delante a toda la legión de italianos para ganar con autoridad la carrera italiana. El sobre esfuerzo realizado en el Giro más duro de la historia le pasó factura en el Tour, donde solo pudo ser quinto después de intentar una machada de otro tiempo en las etapas alpinas. Siguiendo con el ciclismo nos encontramos con la fuerza del “bisonte” Juanjo Cobo que se llevó la vuelta a España contra todo protagonismo tras una enorme exhibición en las rampas del ya mítico Anglirú.

El mundo del motor que tan bien nos tiene acostumbrados nos dejó más decepciones que alegrías. Fernando Alonso fue un mero figurante ante la exhibición de Vettel. Lo mismo le ocurrió a Lorenzo y Pedrosa ante el poderío de la Honda de Casey Stoner. Pero fue lo de Marc Márquez al que una caída en la penúltima carrera del Mundial dejó sin opciones de título ante Bradl. Las buenas noticias vinieron de la mano de Nico Terol, vencedor en 125 cc y de Carlos Checa que se llevó el mundial de Superbikes. No nos podemos olvidar de los nombres de Mireia Belmonte, gran triunfadora en la natación o de la pareja ker Martinez y Xabier Fernández que siguen mandando en la vela. Todos ellos forman parte de una época a la que podemos considerar como la mejor de nuestra historia deportivamente hablando.

Pero quedan algunas sombras y algunas cuestiones por resolver. Especialmente preocupante es la del atletismo, el deporte olímpico por excelencia. En este año de mundiales la cosecha ha sido de una medalla de bronce, Natalia Rodríguez y un puesto de finalista, Arturo Casado en el 1500. Muy poco bagaje a un año de la cita olímpica. Habrá que mejorar mucho de cara a Londres 2012 si queremos ser optimistas en la pista. También preocupan el caso de la natación, donde a excepción de Mireia Belmonte y la sincronizada cuesta tener alegrías o la gimnasia donde la baja de Deferr está pesando en exceso.

En definitiva, hace ahora 20 años Barcelona 92 transformó a nuestro país, empezamos a creer en nosotros mismos y nos hemos convertido en una de las grandes potencias deportivas mundiales.Derribamos nuestros miedos y cambiamos la dinámica. Ahora bien, el objetivo es seguir en lo alto y para eso lo mejor es seguir por el camino correcto, es seguir en el camino de la humildad, de la honradez y de la tolerancia. No nos equivoquemos, no tomemos el camino inapropiado, no caigamos en la sobrevaloración de nuestros deportistas y seguiremos siendo lo que ahora somos. Estamos de enhorabuena.

Leo Messi o Novak Djokovic

Con la llegada de las Navidades, y más concretamente del fin de año empiezan a surgir las listas y los galardones a los mejores del año, un tema muy recurrente en el mundo del deporte. Cada año, el periódico francés L’Équipe publica una lista con los diez mejores deportistas del año. Raro es el caso que suele tener trascendencia, sin embargo, la designación de Messi en este 2011 ha levantado ciertas ampollas en algunos sectores del deporte. Desde Madrid han encendido las alarmas, se han echado las manos a la cabeza por este premio y por optar por el futbolista argentino en lugar de Novak Djokovic, tras su histórica temporada en el mundo del tenis. El dardo está lanzado, Messi ha ganado y Djokovic ha quedado en el olvido, pero el debate está en la calle. ¿Buscaba L’Équipe la polémica? ¿Son comparables? ¿Es injusto que gane Messi? Son preguntas que darían pie a un debate largo y tendido, sin embargo, intentaremos desmenuzar algunas de las ideas principales qué se me vienen a la cabeza.

Como ya he dicho anteriormente, la bala ardiendo la lanza la prensa madridista. Marca y As, en su versión digital, colocan en su portada la noticia de que Messi ha sido designado como mejor deportista del año. Lo que parece un honor para él tiene un doble fondo. La gente lee la noticia, causa impacto, observa los resultados y se pregunta, “¿Y Djokovic, no ha arrasado en este 2011?”. Una vez nos hemos formulado esta pregunta el objetivo de ambos medios está conseguido. El debate ya está en la calle. Sin embargo, la cuestión va más allá del duelo entre Djokovic y Messi. ¿Dónde quedan Vettel, Stoner, Cadel Evans…? Rápidamente estos nombres se unen a los restantes y el premio a Messi empieza a parecer un insulto. Pero, ¿qué hay de cierto en todo esto? ¿Es tan injusto esta designación?

Vaya por delante que yo considero a Djokovic el mejor deportista de 2011. Que quede claro como punto de partida. Número uno del tenis mundial, victorias en tres de los cuatro grandes, enormes triunfos ante Rafa Nadal, escaso número de derrotas y esa sensación de invulnerabilidad que ha mostrado durante diez meses dando raquetazos contra los mejores del mundo. Una auténtica barbaridad. Dos pequeños lunares resaltan en su temporada, Roland Garros donde fue apeado contra pronóstico por Federer en las semifinales y la Copa Davis, a la que llegó debilitado tras la enorme final del US Open y no pudo sumar para su selección. Dos excepciones que confirmaron la regla de mejor tenista del mundo y, probablemente, mejor deportista del año.

Pero mi percepción cambia claramente si empezamos a hablar de justicia en este galardón. Considerar injusto el triunfo de Messi es no entender mucho de que va todo esto del deporte. Justa o injustamente, miradlo como queráis, el fútbol trasciende más allá de lo deportivo. Se ha convertido en un fenómeno social que detiene el mundo en cada gran acontecimiento. Lo ha sido siempre la Champions League o el Mundial, y desde un tiempo a esta parte, también lo son los Real Madrid – Barcelona. Esta rivalidad, con la aparición de figuras como Guardiola, Mourinho, Cristiano Ronaldo o el propio Messi va mucho más allá de nuestras fronteras. Y en todo el mundo se ve a Messi como el nuevo icono deportivo, como ese nuevo fenómeno aparecido en el mundo del deporte mundial. El Maradona de nuestro tiempo.

¿Messi o Djokovic? Juzguen ustedes mismos.

Pa Negre, Sinde y Jimmy Jump

Tengo que admitir que nunca he sido un habitual seguidor de los Goya. Los últimos años tan solo pillaba alguna instantanea que otra zappeando. Mi única idea era pillar a alguna “guapa” en escena, a la clásica Maribel Verdu, María Valverde, Elena Anaya, Paz Vega…o a ver si con suerte en esos cambios de cadena me encontraba con uno de los premios gordos. Habitualmente ni conseguía una cosa ni la otra. Ayer, gracias a ese famoso invento llamado #twitter me decidí por ver la gala entera (casi entera). No puedo decir que me aburrí porque estaria mintiendo pero tampoco fueron las tres horas más divertidas de mi vida. Eso sí, Alex de la Iglesia se ganó el cariño de todos los CIUDADANOS que utilizamos internet.

Vaya por delante homenajear a todos los premiados. En especial destacar “Pa negre”, la gran triunfadora de la noche. Arrasó en todos los premios destacados que da la academia. Reinó como película, coronó a Villaronga como gran director al que se le espera una buena carrera y llevó a Nora Navas al premio de mejor actriz por delante de consagradas como Belén Rueda. Solo se coló en su particular fiesta Bardem, que aprovechó su papel en Biutiful para lograr su goya como mejor actor. Nueve goyas fue el resumen y el reconocimiento para una “menos” desconocida ya Pa Negre. La academia se olvidó de Alex de la Iglesia y apostó por “El discurso del rey” como mejor película europea.

La gala se habría quedado aquí sin Ley Sinde y sin Jimmy Jump. El segundo protagonizó la “gilipollez” de la noche. No sabemos cómo pero apareció justo antes de que Bardem recogiera su Goya. O tiene muchos contactos o barra libre para este tipo de espectáculos. Buenafuenta, de lo mejorcito del evento, lo despachó con un “imbécil” de manual. Pero los dos grandes protagonistas fueron nuestra señora ministra Leire Pajín y el eterno desde ayer Alex de la Iglesia.

El cineasta se postró ante las luces en su último discurso como director de la academia y puso los puntos sobre las ies. Sonreía tímida la ministra al oir del presidente la frase “Internet no es el futuro” para rapidamente cambiar completamente de cara al oir “Internet es el presente”. “Internet es la salvación de nuestro cine” fue la frase que más marcada se quedó de un discurso maravilloso. Se va por la puerta grande sabiendo que lo que se va a hacer no es justo pero no puede hacer nada por evitarlo. El Goya al mejor guió se lo llevo Alex y a la mejor (o peor) actriz fue a parar a Leire Pajin. Un buen final para mi primera vez en “los Goya”.

Osasuna deja la liga herida de muerte

Siete puntos. Esa es la diferencia entre el Barça y el Real Madrid a día de hoy, una diferencia más real que esos exiguos dos puntos que campeaban hace unas semanas. Ahora mismo la liga está en poder de un Barça que si no se despista más de lo necesario tiene más de medio título en el bolsillo. El Madrid llevaba unos cuántos partidos jugando con fuego y al final se ha quemado. Se equivocó Mourinho con Lass y Khedira y se aprovechó Osasuna planteando más una batalla que un partido de fútbol. Los rojillos usaron sus armas y se llevaron tres puntos de oro para ellos que dejan herida de muerte a la liga.

El Madrid está exhausto. La gripe de Alonso ha originado un constipado en su equipo del que va a ser complicado salir. Sin el tolosarra en la media y con Ronaldo y Di Maria realmente fatigados el Madrid que vimos ayer fue un equipo totalmente plano y sin ideas. Casillas se dedicó a buscar el pelotazo para que los de arriba cazaran algún gol que dira los tres puntos. Pero no ocurrió. Tras el gol osasunista el técnico portugués buscó arreglar el desaguisado con un triple cambio que alejó a un excesivo número de delanteros de un Alonso demasiado sólo en la medular. El Madrid se dejaba tres puntos y más de media liga.

Y todo esto producido porque delante tuvo delante a un gran Osasuna que supo explotar sus virtudes atacando en los defectos del rival. Camacho ordenó bien a los suyos, les mandó replegarse, cercar a Ronaldo y buscar la salida a la contra para que Aranda, maravilloso ayer, y Pandiani aguantaran el balón y buscaran el milagro. El equipo navarro actuó con oficio, defendió siempre de maravilla y en un saque en largo de Ricardo Aranda prolongó y Camuñas no falló ante Iker. El uno a cero muestra la diferencia real en una liga donde el tercero ya está más cerca del segundo que éste del primero.

Los octavos de la Champions.

1) Real Madrid – Olympique de Lyon

Tercera vez consecutiva que estos dos equipos se ven las caras en la Champions y lo más llamativo es que en los cuatro partidos anteriores el equipo blanco no pudo con los franceses. La eliminatoria me da la sensación de que será este año muy diferente. El Real Madrid llegará extra motivado por enfrentarse al equipo que lo echó el pasado año y con Mourinho dirigiendo las operaciones desde el banquillo la contienda debe ganarla el Madrid.

En cualquier caso tampoco puede fiarse el conjunto de la capital pues el Lyon sigue manteniendo una buena estructura y siempre resulta un conjunto peligroso. Claude Puel ha afianzado un equipo en el que destacan jugadores como el portero Lloris, Pjanic, Bastos, Ederson, Delgado o Gourcouff. Todos ellos grandes jugadores que ya saben lo que es vencer al Real Madrid y que saldran sin complejos.

La teoría nos vuelve a decir que el Madrid debería estar con cierta comodidad en los cuartos de final pero merece la pena no dormirse en los laureles, por si acaso…

2) Tottenham – Milan

Preciosa eliminatoria de contrastes futbolisticas la que disputarán el Tottenham y el Milán. Los italianos, pese a haber pasado como segundos de grupo parten con el favoritismo que otorgan la experiencia y la historia. Los británicos llegan en un gran momento de forma y de juego. Futbolistas dcomo Pavlyuchenko, Van der Vaart o Luka Modric han transformado a este equipo hasta convertirlo en aspirante a todo, tanto en Inglaterra como en Europa.

El Milan empezó la temporada con muchas dudas pero poco a poco se ha ido reafirmando y da la sensación de que llegará a febrero con el equipo muy hecho y preparado para todo. La llegada de Cassano es otra gran noticia para los rossoneri que junto a Ibra, Pato y Robinnho configuraran uno de los mejores ataques europeos. En la parte defensiva el equipo aúna la experiencia de Nesta con la juventud de Thiago Silva. Un buen equipo.

El pronóstico de esta eliminatoria es algo incierto. Desde mi punto de vista los milanistas parten con cierta ventaja pero seguro que serán dos choques para divertirnos.

Mañana seguimos con otras dos…

 

Al César lo que es del César

Vaya por delante que la filtración de La Gazzetta tira por tierra cualquier debate sobre quién ganará el premio al mejor entrenador del año, pues si bien nos han desvelado que será Andres Iniesta el que levante el próximo balón de oro también casi podemos asegurar que nuestro querido Del Bosque hará lo propio con el premio al mejor entrenador del año. Sus dos rivales en la carrera por el galardón son otros dos buenos conocidos para el público español: Pep Guardiola y José Mourinho, rivales hasta para esto. La pregunta que nos hacemos aquí es bastante simple. ¿Merece Del Bosque el premio al entrenador del año por haber llevado a la Roja a conquistar su primer Mundial de la historia?

En mi humilde opinión y aunque critique su actitud y sus formas el máximo merecedor del título este año es José Mourinho. ¿Por qué? Pues muy fácil. El portugués llegó a un Inter en descomposición, un grande venido a menos que apenas tenía importancia en el concierto europeo y en tan sólo dos años Mourinho lo abandona por la puerta grande tras ganar dos ligas, una copa de Italia y la Champions League tumbando al intratable Barça en semifinales y venciendo con cierta comodidad la final ante el Bayern. Lo que hizo Mourinho de su Inter es de enorme mérito; con buenos futbolistas pero no excelentes logró un triplete para la historia. Y eso queda ahí. Como ya he recalcado anteriormente me tira para atrás su comportamiento en ruedas de prensa y su constante provocación al rival, pero al Cesar lo que es del Cesar.

Guardiola es el tercero en la lista, y así es como quedará en la clasificación final salvo milagro. Pep está ahí gracias una liga extenuante donde aprovechó el equipo campeón creado un año antes para sobreponerse a la “ausencia” de Iniesta y a un Ibrahimovic que nunca terminó de encajar en su esquema. Pero sobre todo vuelve a estar ahí por el “como”. El estilo Barça elevado a la máxima potencia, el juego y el balón por bandera, la creatividad, la paciencia. El mundo del fútbol hoy alaba al Barça, a su fútbol y a su política de cantera. Esto no lo empezó Pep, pero ha sido él el que ha encontrado el zenit. Será tercero pero volverá.

Iniesta, Xavi o Messi. Futbol

Gane quien gane el balón de oro estará ganando el fútbol. El premio sólo se lo pueden dar a uno de ellos pero la realidad es que este año más que nunca es un premio hacia un colectivo, hacia el fútbol que empezó reinventando el Barça con Rijkaard y que ha alcanzado su cénit gracias a Pep Guardiola. Pero además de las exhibiciones colectivas de estos tres fenómenos en el futbol club barcelona si hay algún motivo extra por el que Xavi e Iniesta sean dos de los finalistas es por aquel fabuloso mes de julio en Sudáfrica donde extrapolando el juego del Barça la selección conseguía levantar la copa de campeones del mundo. Una gozada.

Según la filtración que nos llegó de la Gazzeta hace un par de días sabemos que Andrés Iniesta es el gran favorito y el que tiene todos los números para alzarse con el galardón. Siendo realistas hemos de decir que la temporada del de Fuentealbilla fue más bien regulera pero su Mundial fue una oda al fútbol culminado con aquel disparo en último suspiro de la final que valía una copa del mundo. Casi nada. Por otro lado tenemos a Xavi Hernández, el representante de ese estilo de fútbol reinventado por el Barça. Partía como gran favorito pero la actual sensación es que Iniesta lo ha adelantado por la izquierda.

El tercer candidato es Leo Messi, el mejor futbolista de la actualidad sin duda alguna. Su trono nadie lo pone en duda sin embargo su discreto Mundial le va a impedir volver a alzarse con el trofeo que ya levantó el pasado año. El argentino con 56 goles en 50 partidos en lo que llevamos de 2010 sería el elegido para el premio con unanimidad sin Mundial de por medio. Leo es el mejor, lo dijo Guardiola y lo piensan Xavi e Iniesta, sin embargo, a veces el balón de oro no siempre premia al mejor sino al mejor del mejor equipo o mejor selección y ahí Xavi e Iniesta están un paso por delante del argentino. Pero no olviden una cosa, Messi es el mejor.

Las diez mejores canciones de Shakira

Aqui os presentó una colección de las diez mejores canciones de mi cantante favorita por excelencia, la colombiana SHAKIRA, aprovechando que está de gira por España y actuará este viernes en Madrid y el próximo miércoles en Barcelona.

En orden ascendente:   

10.- Waka Waka

9.- She wolf

8.- Te dejo Madrid

7.- Loca

6.- Ojos asi

5.- Gipsy

4.- Suerte

3.- Si te vas

2.- Ciega sordomuda

1.- Hips don’t lie

Messi – Ronaldo

Hace ya semanas, incluso meses, que la comparación entre Leo Messi y Cristiano Ronaldo pasó a mejor vida. Y ocurrió no por un bajón en el rendimiento del portugués sino porque el último año y medio de Messi es sencillamente espectacular, algo jamas visto en un terreno de juego en toda la historia. Cada partido que pasa, cada encuentro que disputa es un canto al futbol, un canto a este fantástico deporte que Leo Messi convierte en arte cada vez que roza el balón con sus pies. El último ejemplo lo vimos el pasado sábado ante el Villarreal sacándose la última perla que nos ha dejado con uno de esos goles que en el momento superan la línea de gol ya forman parte de la historia.

Messi y Ronaldo son los principales reclamos futbolisticos a día de hoy, uno en el Barça y otro en el Madrid. El argentino lucha desde un tiempo a esta parte contra la historia, contra Di Stefano, Maradona o Pelé. Ronaldo lucha contra sí mismo, contra un carácter ciertamente particular que lo convierte en el personaje más amado o más odiado a partes iguales en un campo de futbol. El portugués destaca por su raza, su agresividad, su disparo, su potencia….todo eso acompañado de un físico privilegiada y unas condiciones técnicas inigualables para la mayoría. Pero el destino le ha cruzado a un indomable Leo Messi que le ha arrebatado el trono como mejor futbolista de la actualidad.

Este artículo viene al caso pensando en el clásico de aquí a dos semanas. En el Barça – Madrid veremos multitud de grandes jugadores, estamos hablando del partido que más estrellas juntas, pero las cámaras se volverán a centrar en ellos dos, en los más grandes, en los dos futbolitas que deberán marcar las diferencias y hacer victorioso a un equipo o al otro. Pero para desgracia de Cristiano ese partido no cambiará su duelo particular con Leo ocurra lo que ocurra. Cristiano lucha contra sí mismo y contra Leo mientras el argentino se dedica a dar pasos hacia la leyenda. Su duelo no está entre los vivos, su destino está sellado al de los más grandes de todos los tiempos. Y solo el propio tiempo nos mostrará su lugar en la historia. Disfruten de ambos, porque será una rivalidad irrepetible. Pero sobretodo disfruten de Messi porque puede que no vean nada parecido jamás.

« Older entries