El elegido fue Ramos

ramosPuso su corazón al servicio de la noche que se venía encima. Y tejió una obra maestra, mostrando al mundo entero un duelo celestial con Lewandowski. De fútbol de los años 80. De la vieja Copa de Europa. En una liga de Campeones marcada por magníficas actuaciones individuales de los centrales, Sergio Ramos regaló una noche primorosa, culminada con un gol que pudo cambiar el signo de la temporada.

Erró Mourinho en la ida dejando a Ramos de lateral y confiando en la pareja Pepe – Varane para cerrar al delantero polaco. Y ese error fue mortal. Nunca se lo perdonará el entrenador luso, seguro. Un matemático de este tipo de planteamientos como Mourinho infravaloró la figura de un gran Lewandowski, cuya actuacion en el verde del Signul Iduna Park ya forma parte de la historia de la Champions League.

Sin embargo, para la vuelta el de Setubal dio con la tecla, y entregó plenos poderes al de Camas en el centro de la zaga. Sentó a Pepe y ubicó a Essien en el lateral derecho, con Varane como compañero del internacional español. La exhibición de Sergio Ramos fue inapelable. Y eso que Lewandowski nunca cedió un metro, ni evitó un contacto. Pero siempre ganó el sevillano.

El madridista y el nueve de los alemanes fueron dos titanes, dos buques chocando de frente, fueron George Foreman y Muhammed Ali golpeándose sin control. La Copa de Europa de antaño estaba ante nosotros. Muchos de los aficionados reclamaron cierta benevolencia en Howard Webb, pero a mí dadme duelos de estos, que se disfruta y se aprende a partes iguales.

ramossVestido ya con el disfraz de héroe, Ramos estuvo fabuloso con el balón. Creció sin él en el partido, gracias a cada acción positiva frente a su rival, sin embargo, siempre dio salida a su equipo, superando la primera línea de presión rival. A eso sumó hasta cinco disparos a puerta. Con un gol, y seguimos hablando de un central. Del mejor central del planeta.

La épica de la noche la certificó con un abrazo entre lagrimas a Iker Casillas, fiel reflejo de la noche vivida ante las miles de gargantas madridistas, rendidas frente al semejante espectáculo protagonizado por el central andaluz. El Madridismo creyó hasta el pitido final, lo hizo con agonía a la vez que ilusión. Y Sergio Ramos lideró al Madrid de siempre, de un equipo que nunca deja de creer en lo imposible.

Anuncios

2 comentarios

  1. José Ramón Rodríguez said,

    mayo 4, 2013 a 10:35 pm

    No lo había leído hasta ahora. Me ha gustado mucho, especialmente viniendo de un hincha del Barça como tú. Muchas gracias, por lo que me toca como madridista.

  2. mayo 5, 2013 a 5:22 pm

    Te lo comenté por twitter, y eso que todavía no había leído la entrada del blog.Ahora que la leo, veo que es exactamente lo mismo que hablamos por twitter.

    Un saludo crack


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: