Xavi debe ser eterno

Hay futbolistas para los que no debería pasar el tiempo. Hay chicos como Xavi que deberían de jugar siempre al fútbol, y así enseñar a todos la manera en la que se debe tratar una pelota. En estos tiempos de defensas aguerridas, de medio centros defensivos que apenas tocan la pelota en ataque, Xavi es un regalo para el fútbol. Entrado ya en la treintena, cada vez va regulando más sus minutos en el Barça, sin embargo, ayer, saliendo desde el banquillo cambió el curso de su equipo y se permitió un golazo que daba al Barça tres puntos vitales en su lucha por la liga. Amo y señor Xavi Hernández.

Se atascó el Barça en la noche de ayer, como se atascó el pasado miércoles ante el Spartak. Eran dos partidos, a priori, sencillos pero los de Tito Vilanova, que siguen ganando, no encuentran la fórmula del buen juego. Ante los rusos apareció el de siempre, Messi, para remontar el encuentro y ayer fue otro de los habituales, Xavi, el que desmontó la tela de araña granadina. Al finalizar el partido de ayer solo una pregunta aparecía en mi mente, ¿hay o ha habido algún futbolista que condicione tanto la forma de jugar de un equipo como Xavi Hernández?

El atasco del Barça tuvo su origen, seguramente, en el mal partido de Messi colectivamente. El argentino, pese a ser una pesadilla cuando rondaba el área, no encontró la forma de asociarse con criterio con sus compañeros, y la falta de Iniesta y Xavi detrás suyo no le ayudaba. Alexis y Villa volvieron a pasar desapercibidos por el partido y pese a la buena labor de Cesc desde la base el Barcelona no carburaba y el Granada se agigantaba en su plan.

Pero el panorama cambió radicalmente con las entras de Pedro y, especialmente de Xavi. El catalán se adueño del balón y del centro del cambo, y con cada pase que daba el profesor Hernández el Granada sufría. Tello también volvió a ayudar a los suyos siendo un puñal desde la izquierda. Pasado el minuto 80 Xavi recibió un rebote al borde del área y soltó un zarpazo letal que se ajusto a la escuadra de Toño tumbando a un Granada que se había defendido a la perfección hasta ese instante. Poco después una jugada de Messi acabó en el 2-0 definitivo con la ayuda de un defensa visitante.

Al final ganó el Barça, como lo viene haciendo toda la temporada, pero deja muchas incógnitas por el camino. No juega como jugaba, no golea como lo hacía antaño y Messi de momento no es “MESSI”. Pero gana, y gana mucho. 5 de 5 en liga y once puntos provisionales de diferencia con el Real Madrid, un bagaje muy jugoso teniendo en cuenta que el equipo solo puede ir a más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: