Nueva exhibición en el Bernabéu

Una semana de tertulias, de especulaciones, de tácticas, de analizar al rival, para que a los 20 segundos un infantil error de Valdés deje en boca de gol el primero de la noche a Benzema y mande al garete toda la preparación previa del partido. El escenario soñado por Mourinho. El Madrid virtualmente a nueve puntos del Barcelona y la liga medio sentenciada. El Barça acusó el golpe y se vio atolondrado la primera media hora con un Madrid vertiginoso a la contra. En una de esas Benzema, extraordinario ayer, asistió a Ronaldo para que hiciera el segundo pero el portugues volvió a fallar. Sigue naufragando ante el Barça, y ya van demasiadas veces. Ayer volvió a querer demostrar ser el mejor del mundo en cada lance y esa ansiedad pudo con él, fue el peor del partido.

Cumplida la primera media hora de juego Messi decidió tomar responsabilidades. Ya había avisado a Iker tras un inoportuno resbalón de Ramos, y a la segunda no falló. Bajó al centro del campo, pidió el balón a Xavi y se tiro en tromba a por la zaga merengue. Recortó a uno, a dos, a tres y hasta cuatro futbolistas del Real Madrid antes de dejar a Alexis en boca de gol. Alexis, letal, no perdonó a Casillas. El Barça había hecho lo más difícil. Desde ese instante cada minuto que pasaba enfriaba la presión del Madrid y el Barça fue creciendo lentamente. Busquets, Xavi, Iniesta y Cesc empezaron a mandar en el medio con Alonso desaparecido en combate. Y así nos fuimos al descanso, sin noticias de Ozil, sin Ronaldo y con el Barça como dueño de la situación.

Si en la primera mitad, cuando más atolondrado estaba el Barça apareció Messi, el segundo acto el equipo de Guardiola fue amo y señor de la situación. Con Iniesta llevando la bandera. Poco tardó el Barcelona en hacer el segundo, tras dos faltas erradas por Cristiano y una colección de pases interminables el balón llegó a Xavi, disparó y el balón tocó en Marcelo para despistar a Casillas y colarse en la red. La suerte del campeón que dicen. El Madrid fue un títere desde ese instante. Con el Barça sobando el balón como mejor sabe solo los arreones madridistas hacían temblar los cimientos de la zaga azulgrana. Volvió a tener el empate Ronaldo tras un cabezazo que no cogió puerta. Y este error terminó de sentenciar al Madrid.

Dos minutos después Messi arrancó como un diablo, dribló a Marcelo y cedió a Alves. El brasileño, fantástico anoche, puso un balón precioso al segundo palo para que Cesc ajusticiara a los blancos y enmudeciera al Bernabéu. La pesadilla se volvía a hacer realidad. El Barça, con todo en contra desde los 20 segundos, se rehizo a base de calidad y fútbol. Xavi y especialmente Iniesta tomaron el control de la situación, convirtieron el final del partido en el enésimo rondo gigante que veía la afición madridista. La historia de siempre. El Madrid muerto, el Barça crecido y el Bernabéu entregado. Así es el Barça en el estadio madridista, otra vez estalló la bomba. El Barça vuelve a tomar el mando del planeta fútbol.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: