Que viva el ciclismo!

Ayer vimos una de esas jornadas de ciclismo épicas que muy de vez en cuando nos regalan los corredores. Habitualmente este tipo de etapas se dan en el Giro, la mejor carrera de tres semanas. El Tour se lleva la gloria, los premios y el prestigio pero es la carrera italiana la que año a año nos demuestra que siempre sabe elegir milimetricamente su recorrido para hacernos disfrutar de etapas para la historia. La de ayer fue una más, una jornada de más de siete horas, con cinco puertos de dureza máxima, entre ellos el Giau (cima Coppi), la Marmolada y Gardeccia – Val di Fassa. Tres colosos que nos hicieron disfrutar de una jornada inolvidable de buen ciclismo.

El gran triunfador de la jornada fue Mikel Nieve, se escapó en el inicio de la etapa junto a una serie de grandes escaladores como Garzelli, Sella, Sastre, Di Luca, Popovich…una fuga de gran nivel. En el Giau se marchó con Garzelli hacia delante, pero el ritmo del italiano durante el ascenso a la cima Coppi lo relegó. Mikel nunca se puso nervioso, subió a lo suyo y en el descenso del Passo Fedaia atrapó al italiano para lanzarle un ataque definitivo en las primeras rampas de la última subida del día. Su cara durante los dos últimos quilometros de ascensión era un poema, un reflejo de lo que había sido una de las jorndas más duras de ciclismo de la historia. Una victoria que vale por toda una carrera profesional. Y la consagración definitiva como escalador, que lo deja sexto de la general a poco más de un minuto de las plazas de podio.

Entre los capos de la carrer volvió a salir victorioso Contador, que afirmaba en línea de meta que “había sido la etapa más dura de su vida”. Se quedó sin compañeros a 40 kms de meta y tuvo que ser él en priemra persona el que reaccionara ante diversos ataques. Eso sí, primero el Movistar y posteriormente Rujano le echaron una mano importante para tirar abajo un ambicioso ataque de Nibali bajando el Giau. El italiano acabaría pagando el esfuerzo y Scarponi aprovechó la oportunidad de colocarse segundo. El gran damnificado del día fue Igor Antón, que venía de ganar en el Zoncolan pero que ayer en las rampas de la Marmolada se quedó sin fuerzas y acabó cediendo una minutada que lo aleja del podio final. Hoy descanso y a partir de mañana más madera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: