Cuando juegas con fuego…te quemas

Venia renqueante por el camino el Madrid de Mourinho, ganando los partidos al límite, instalado en la épica que tanto gusta al Bernabeu y cuando ésta te juega una mala pasada todo se complica. Los blancos ayer jugaron un partido atipico, sin el orgullo y el hambre habituales. Di Maria y Ozil parecían cansados de tanto partido, Kaka fuera de forma y Benzema a verlas venir desde el banquillo por orden estricta de Mourinho que sigue empeñado en su guerra del nueve y el que tiene no lo pone. Morata deslumbra con el Castilla pero tampoco sirve para el primer equipo.

Por su parte el Almeria estuvo de diez en su partido, se replegó detrás, junto sus filas y esperó al Madrid bien ordenado. El Madrid apenas disparó a puerta en la primera mitad, solo un buen pase de Kaka hacia Ronaldo que terminó despejando Diego Alves, inmenso nuevamente en el día de ayer. Poco más ofrecieron los cuarenta y cinco primeros minutos, con el Madrid agarrotado y el Almería sacando buena nota. Las únicas noticias eran el enésimo naufragio de Khedira y Ronaldo, que tiró del carro una y otra vez.

Hacía el 53 Mourinho hizo lo que suele hacer pero al contrario. Benzema por Kaka’. El asunto mejoró. Con un nueve de referencia Ronaldo mejora sus prestaciones y además el francés fue de lo mejorcito desde su salida. Al partido le seguía faltando algo y el madridismo esperaba el gol. Y llegó pero en la portería equivocada. Crusat y Piatti se asociaron y el balón llegó a Ulloa que pescó en río revuelto. 0-1 y a buscar el milagro. Empató Granero a falta de diez minutos tras una buena asistencia de Benzema pero ahí murió el Madrid, que tuvo la última en una falta directa que Ronaldo mandó al travesaño.

Capítulo aparte merece Perez Lasa y también el madridismo. El primero no estuvo del todo acertado. Y los segundos siguen perdidos en continuas referencias arbitrales. Se reclaman tres penalties de la Catedral en tres jugadas dudosas, nada claras. Se denuncia una campaña contra el club cuando el pasado fin de semana fue uno de los equipos beneficiados. Ni hay villaratos ni persecuciones, esto es fútbol y juegan los futbolistas. Los árbitros pueden dar o quitar, unas veces lo uno y otras lo otro. Mientras en Madrid hablen de árbitros en Barcelona seguirán tranquilos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: