Clasificación con sufrimiento

Ya intuía Guardiola en la previa que el partido en San Mamés no sería un camino de rosas para sus chicos. así lo explicó en rueda de prensa y así lo plasmó sobre el césped dando entrada a Keita por Iniesta como cambio más destacado. El resto del equipo fue el habitual, a excepción de Valdes en la portería y de Adriano que ocupó el carril izquierdo con Abidal de central y Puyol, aquejado de ciertas molestias esperó en el banco. El Athletic, por su parte, planteó un gran partido, con Toquero y Llorente buscando arriba al Barça, los centrocampistas ahogando a Xavi Hernández y la defensa pendiente de un desaparecido Leo Messi. Pese a todo el Barça arrancó bien y Villa tuvo una muy buena ocasión al poco de iniciarse el encuentro que habría cambiado la historia. Pero apareció Iraizoz y todo siguió como estaba.

Conforme avanzaban los minutos flotaba en el ambiente la sensación de que el Athletic tenía la eliminatoria donde la queria, con el Barça incapaz de crear ocasiones claras y con San Mamés volcado empujando a los suyos. Reaccionó Pep poco después del descanso situando a Iniesta en el campo por Adriano. Busquets retrocedió de central y Abidal se fue a la izquierda. Con la entrada de Andres el Barcelona ganó precisión y fue creciendo poco a poco mientras el Athletic aguantaba más encerrado. Antes del minuto 75 Xavi controló un balón que llegaba desde Piqué, oteó el horizonte y filtró para Leo. Messi  con su habitual tranquilidad controló, puso su cuerpo, vio a Abidal y el francés batió por bajo a Iraizoz. Buen gol del Barça que encarrilaba la eliminatoria. Pero el Athletic no había dicho su última palabra.

Tras el gol barcelonista los de Pep rebajaron el pistón como dando por cerrada la eliminatoria pues el Athletic necesitaba dos goles para obrar el milagro. La Catedras siguió empujando a los suyos y tras un par de intentos fallidos Llorente cazó una buena pelota y empató el choque. Quedaban seis minutos de esperanza para los locales y otros seis de sufrimiento para los culés. El barça volvió a enchufarse tras el empate bilbaino y lo cierto es que apenas tuvo que sufrir poco más, solo la inquietud del resultado es lo que dio miedo en esos últimos instantes de un choque que no fue ninguna maravilla futbolística pero tuvo el encanto de las grandes noches coperas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: