De Michael Jordan a Leo Messi

Cuando en la década de los noventa me sentaba cada noche que podía a ver jugar a Michael Jordan con sus Bulls me centraba en disfrutar de un deportista único e irrepetible, me decía a mi mismo que había que disfrutarlo porque probablemente nunca más volvería a ver nada igual. Jordan era un jugador que dominaba él solo un deporte en el que habían diez personas sobre la cancha y él siempre era el mejor, el más talentoso, el más estético.Ne costaba comprender cómo un solo deportista era capaz de ejercer ese dominio ante los mejores del mundo. Conforme se fue apagando su luz me fui haciendo a la idea de que nunca más volvería a ver nada parecido. Me equivocaba…

Lo cierto es que en baloncesto no lo he vuelto a ver, sin embargo, en fútbol, un deporte más complejo, más duro, más aguerrido lo estamos viviendo en la actualidad, y me resulta todavía más desconcertante. Leo Messi es el nuevo Michael Jordan, es ese chico que nació con un balón de fútbol bajo el brazo y que a día de hoy parece una prolongación más de su pierna que otra cosa. Leo ejemplifica al futbolista perfecto, ese que regatea rivales casi sin querer, que marca goles como si estuviera en el salón de su casa y el que sonrie cada vez que recibe la pelota porque está haciendo lo que más le gusta del mundo. Es ese chico que sólo necesita una pelota para ser feliz y para hacernos felices a los amantes del futbol.

El otro día ante la Real Sociedad estuve un rato fijandome en Leo exclusivamente y es tremenda su superioridad, no necesita correr para buscar la pelota, no necesita sprintar para dejar rivales atrás, lo hace como si nada. Me recuerda a cuando eras un niño de 6 años en el colegio y te ponías a jugar con los mayores, tú lo das todo y ves como ellos te regatean andando. Y al final uno te dice “tranquilo, cuando seas mayor esto lo harás tu”, pero parece que nunca te harás mayor. Con Messi ocurre algo semejante, agarra el balón, regatea sin pestañear, pase a la red y gol. Y el defensa rival piensa “Y cómo puede ser”. Yo, desde aqui, solo puedo decir una cosa, disfrutad de Messi porque tal vez sea algo que nunca volvamos a ver…

Anuncios

1 comentario

  1. Hector said,

    diciembre 14, 2010 a 11:20 am

    La clave es la velocidad mental que tiene, por eso puede hacer 3 amagos en un segundo, mientas solo el sabe que es lo que realmente quiere hacer.

    Desde luego que no habra otro como el y lo mejor es que solo tiene 23 años, anda que no le queda.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: