Misión cumplida y al Bernabeu

El Atlético de Madrid sumó ayer tres puntos que son de oro pensando en su clasificación para la siguiente fase de la Europa League pero el partido no hizo más que sembrar dudas y más dudas tanto en el equipo como en la afición. Se cumplió el objetivo, es cierto, pero a tres días del derbi en el Bernabeu las sensaciones que se trae el conjunto colchonero de Noruega no son muy halagüeñas que digamos. El Atlético encarriló su clasificación a costa de un Rosenborg muy flojo en ataque que no pudo noquear al equipo colchonero cuando pudo hacerlo y que permitió a los de Quique ganar un partido con una genialidad de Tiago cerca del minuto noventa.

El entrenador atlético prefirió no arriesgar con Forlán dejándolo en el banquillo lo mismo que a Filipe Luis y a Reyes; el resto del once fue más o menos lo esperado, con Perea y Domínguez en el eje de la defensa y Antonio López y Ujfalusi en los laterales. En el medio centro ubicó a Assunçao con Tiago dejando la banda derecha para que Raúl García actura de interior, mientras que en la izquierda volveríamos a ver a Simao. En el ataque Diego Costa volvería a acompañar al Kun.

Con el partido todavía desperezándose Agüero inauguraba el marcador en posición de fuera de juego tras una buena asistencia de Simao desde la banda izquierda. A partir de ahí el conjunto de Sánchez Flores empezó a ofrecer una imagén bastante triste, no fue capaz de gestionar ese 0-1 en ningún momento. El centro del campo no era capaz de hacerse con el control de la pelota, Raúl García estuvo muy perdido en su nueva demarcación y la defensa muy insegura durante toda la noche, malos rechaces, malas coberturas, escasas ayudas… por lo que en cada recuperación del conjunto noruego veíamos sufrir al Atlético. Es cierto que tuvo sus opciones mediada la primera parte de matar el partido pero no lo hizo y el Rosenborg fue creciendo con el paso de los minutos hasta llegar a un descanso que los rojiblancos llevaban pidiendo dese hacía ya un rato.

Pero la segunda parte no hizo más que reforzar el guió de la primera. Los de Quique seguían sin tener ningún control sobre un rival que cada vez acechaba más la meta de De Gea. Con el Rosenborg volcado buscando el uno a uno y Perea volviendo a tener otra noche para el olvido llegó el tanto noruego en un error del que nunca suele fallar, De Gea. Con el uno a uno en el electrónico vimos como el Rosenborg perdonaba una y otra vez al Atlético, cuyas dudas seguían aumentando. Los minutos transcurrieron con Agüero desaparecido, Diego Costa superado una vez más y Simao desacertado…Asi pues, Quique introdujó a Forlán y sentó al Kun pero nada cambió. Es cierto que la salida de Mario Suarez al terreno de juego dio otro aire al centro del campo atlético y el partido se empezo a adormilar hasta que apareció Tiago para sacarse el gol de la jornada; dribló a dos rivales de forma sensacional y mando su disparo cerca de la escuadra, golazo, tres puntos.

Y no tenemos más remedio que quedarnos con esto porque fue lo único positivo en una noche de más sombras que luces para un equipo que, ayudado por la victoria del Leverkusen ante el Aris de Salónica, tiene un pie y medio en los dieciseisavos de final. Ahora toca el Bernabeu, toca el derbi y eso será otro cantar. Pero de momento los deberes hechos en Europa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: