Fantástico Villarreal

Villarreal y Atlético de Madrid ofrecieron ayer un homenaje al futbol con un partido que tuvo un poco de todo, incluido a Ramirez Domínguez, que se encargó de deslucir un choque precioso obviando tres penaltis al Atlético y uno al Villarreal. En cualquier caso ambos equipos dieron lo mejor de sí en una noche donde Nilmar dio nuevas muestras de lo bueno que es y donde el Atlético con un poco más de fortuna en las decisiones arbitrales podría haber sumado algun punto.

Quique volvió a sentar a Forlán para dar entrada al Kun en el once titular, dispuso su habitual zaga, contando con la baja de Domínguez y situó a Raúl García junto a Assunçao con Reyes y Simao en bandas. Es decir, el esquema habitual. Y el planteamiento de Sánchez Flores pareció salir bien, los rojiblancos salieron a morder, a presionar arriba y a hacerse con el control del partido desde el primer instante. A los dos minutos de juego Simao cayó dentro del área y pareció penalti aunque el colegiado miro hacia otro lado. Con el Atlético dominando el encuentro Nilmar encontró un balón en el centro del campo, cambió de ritmo, condució a la perfección y asisitió a Cani, que no perdonó el uno a cero.

El gol tranquilizó al Villarreal, que se dedicó a partir de ese instante, a guardar el balón, a tocarlo como mejor sabe mientras los colchoneros se iban desesperando poco a poco, lentamente. A pesar de ello, los de Quique no se rindieron, Simao y Reyes siempre llevaban peligro y la figura del Kun asustaba. Faltaba Diego Costa, al que el partido estaba superando. Con la primera mitad agonizando un corner botado por los de Quique acabó en un claro penalti sobre Agüero que Ramirez Domínguez no quiso pitar alegando que ya había señalado el final, una mentira que después descubrirían las cámaras. Con todo el Atlético abroncando al árbitro se llegó al intermedio.

Tras el descanso el Villarreal comenzó a mandar más en el césped, Bruno se agigantó, Cazorla daba un clínic de fútbol cada vez que intervenía y el Atlético poco a poco se iba difuminando. En esas apareció la jugada de la noche, iniciada en área propia villarrealense, conducida maravillosamente por Cani y rematada por un genial Rossi, golazo. 2-0 y partido prácticamente resuelto por los de Garrido. Poco después compadecieron en el terreno de juego Forlán y Tiago, pero sólo hubo tiempo de ver como Capdevila volvía a derribar a  Agüero dentro del área y como Filipe Luis hacía lo propio con Ángel en el otro lado. Los últimos minutos sirvieron para que la grada del Madrigal coreará con “olés” a los suyos y los atléticos, impotentes, dejaran escapar el tiempo esperando el pítido final.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: