14) Manolo Santana

14) Manolo Santana

Manolo Santana fue una de las figuras deportivas más destacadas de España en la década de los 60. Hasta el triunfo de Rafa Nadal en 2008, Manolo Santana era el único jugador español que había conseguido ganar el torneo de Wimbledon.

Su juego

El australiano Rod Laver, uno de los dos únicos tenistas que han ganado los 4 torneos Grand Slam en un mismo año, dijo de Santana: “Manolo era un mago en la tierra batida, golpeaba la bola a los ángulos más increíbles, te volvía loco con sus globos y dejadas. Y mejoró tanto su volea que era peligroso también en hierba. Me ganó fácilmente un par de veces en Europa, haciéndome saber que tenía mucho que aprender sobre la tierra batida“

Vida y carrera deportiva

Nació en el Madrid republicano durante la Guerra Civil, el 10 de mayo de 1938. Miembro de una familia humilde, se inició en el tenis con diez años trabajando como recogepelotas en el Club de Tenis Velázquez (situado en la calle madrileña del mismo nombre, donde están actualmente las oficinas de Iberia). Gracias al apoyo desinteresado de un socio del Club Velázquez, Álvaro Romero-Girón, Manolo Santana pudo recibir unos estudios básicos y seguir jugando al tenis. Su primer triunfo en un torneo importante fue el Campeonato de España de 1958. A lo largo de su carrera, entre la época amateur y la Open, ganó un total de 72 torneos, cuatro de ellos de Grand Slam. Se mantuvo durante siete años (1961-1967) en el top ten y en 1966 fue nombrado Número 1 del mundo.

Venció en Roland Garros en 1961 y 1964. En 1963 lo ganó en la categoría de dobles, formando pareja con el australiano Roy Emerson.

En unos años de absoluto dominio del tenis por parte de los jugadores australianos y norteamericanos, Manolo Santana fue el primer jugador europeo que, además de ganar en la tierra batida de Roland Garros, también lo hizo en los grandes torneos sobre hierba. En 1965 ganó el Open de Estados Unidos en Forest Hills, un torneo que no había conseguido ningún jugador europeo desde Henri Cochet en 1928. En 1966 se proclamó vencedor del torneo de Wimbledon derrotando en la final al norteamericano Dennis Ralston y poniendo fin a doce años de sequía europea en la hierba de Londres. Nunca participó en el Open de Australia.

En 1968 ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de México, donde el tenis participó como deporte de exhibición.

No pudo conseguir la Copa Davis para España: perdió dos finales en una época en la que el sistema de competición de la Copa Davis establecía que el campeón defendía el título directamente en la final del año siguiente, la llamada “Challenge Round”, que se jugaba en su país. En 1965 y 1967 el equipo español liderado por Manolo Santana fue derrotado en la hierba de Australia por idéntico resultado: 4-1.

Se retiró en 1970 después de conseguir su último gran triunfo en el Conde de Godó de Barcelona derrotando a Rod Laver.

Tenistas profesionales y amateurs

En la época de Santana, hasta 1968, había dos clases de tenistas, los profesionales y los “amateurs”. Los tenistas profesionales no podían participar en los grandes torneos ni en la Copa Davis y jugaban entre ellos su propio circuito. Los demás, los tenistas “amateurs”, oficialmente no cobraban por jugar al tenis, pero los jugadores más destacados lo hacían clandestinamente, aunque recibían cantidades inferiores a las de los profesionales. En 1968 con la llegada de la era Open, todos los torneos se hicieron abiertos y se acabó con una situación absurda e hipócrita. A Manolo Santana se le ofreció un importante contrato profesional a principios de los 60 pero, gracias a la intervención de Juan Antonio Samaranch, pudo rechazarlo y seguir jugando los torneos del Gran Slam y la Copa Davis.

Impulsor del tenis español

A principios de los años 60 el tenis en España seguía siendo un deporte semi-desconocido de carácter elitista hasta que los triunfos de Manolo Santana lo convirtieron en un deporte muy popular. Juan Antonio Samaranch describe este proceso en el prólogo de “Un tipo con suerte”, el libro de memorias de Manolo Santana:

En mi peregrinaje a través del mundo explico, en numerosas ocasiones, la importancia que tuvo para el tenis español el fenómeno Santana. Siempre he dicho que la organización deportiva de un país es como una pirámide, con muchos deportistas en la base de la cual surgirá, en la cúspide, y sin duda alguna, el campeón, el medallista. A este tipo de pirámide hay que añadirle otra invertida, que es la creación, aunque sea artificialmente, del campeón, para que en la base surjan miles de practicantes atraídos por sus triunfos. Este ha sido Santana, la cúspide invertida de la pirámide que no sólo dio días de gloria al deporte español, como sus victorias en Wimbledon y Roland Garros y sus actuaciones históricas en la Copa Davis, sino también el promotor de la construcción de miles y miles de pistas de tenis e impulsor de decenas de miles de practicantes en nuestro país. Su nombre está escrito en letras de oro en el libro de honor del deporte español.”

Después de la retirada

Aunque se retiró oficialmente de la competición en 1970, Manolo Santana siempre ha seguido vinculado al mundo del tenis como entrenador, promotor de torneos y jugador del circuito Senior. Fue capitán del equipo español de Copa Davis en dos etapas: 1980-1985 y 1995-1999. Miembro del Salón de la Fama del tenis desde 1984. Es el director del Torneo Masters de Madrid desde su primera edición. La pista central de la Caja Mágica, sede del torneo, ha sido bautizada como “Estadio Manolo Santana”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: