42) American beauty

42) American beauty

American Beauty es una película dramática de 1999 que explora los temas del amor, la libertad, la belleza, la liberación personal, el existencialismo, la búsqueda de la felicidad y la familia contra la situación general de los barrios residenciales norteamericanos. La película supuso el debut en la pantalla del guionista Alan Ball, fue dirigida por Sam Mendes y protagonizada por Kevin Spacey y Annette Bening. Los cuatro fueron nominados a los Premios Óscar.

La película se enfoca alrededor de la familia Burnham, compuesta por tres personas: Lester (Kevin Spacey), su esposa Carolyn (Annette Bening), y su hija adolescente Jane (Thora Birch) quienes se relacionan con otros personajes, incluidos sus vecinos, la familia Fitts.

La película trata temas como la importancia puesta por las sociedades occidentales modernas en la apariencia y el éxito económico, y cómo estos menoscaban las relaciones interpersonales, deformándolas y generando, muchas veces, una necesidad de escapar. Es en ese sentido en que se presenta la relación del protagonista con la amiga de Jane.

En 1999 la película ganó cinco Oscar, incluido el de mejor película.

Algo huele a podrido en Norteamérica. Tragicomedia americana de finales de siglo, “American Beauty” es como una fábula. La fábula de la clase media estadounidense en la que de poco sirve alcanzar el “American Way of Life” -traducido: un matrimonio, una hija, un trabajo y una casa con un sofá de seda- si todo está enmohecido por unas relaciones condenadas al fracaso y un día a día rutinario hasta la naúsea. El vecino no está mejor: es más, aseguraría que apesta. Aquí es donde un ácido y demoledor guión arrasa con unos personajes magistralmente dibujados, acertados en la breve exageración que cada uno tiene de su forma de ser, como prototipos de la sociedad en que vivimos: el inseguro, la ambiciosa, la acomplejada, el tímido, la guapa, el triunfador, el fascista… Cuando las comodidades materiales y la civilización se han instalado definitivamente en la mayor parte de la gente, “American Beauty” arremete contra los frágiles pilares morales y las relaciones superficiales, a través de la transformación del personaje principal (insuperable Spacey) y las implicaciones sobre el resto del rebaño. Por si fuera poco, Mendes y Ball nos venden su inteligente ensayo de manera asombrosamente entretenida, siendo de agradecer que una película como ésta, que destila bilis por cada fotograma, no dicte doctrina, no exponga soluciones: sólo consecuencias. Que nos veamos reflejados, que observemos su fascinante bolsa de plástico… bella e hipnótica imagen de vacío contenido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: