El Atlético salva los muebles

El Atlético de Madrid sumó ayer su tercera victoria en liga frente a un Real Zaragoza que sigue dando muy malos síntomas, que huele a segunda más que a otra cosa. Los rojiblancos siguen con su buen hacer en el campeonato doméstico y ayer sumaron un agónico triunfo sobre un rival que apenas inquietó a De Gea pese a que los de Quique estuvieron la última media hora con un hombre menos sobre el campo debido a la expulsión de Reyes.

Quique dió la titularidad a Filipe Luis por primera vez en toda la temporada y se notó que estaba al cien por cien desde el primer minuto. Se nota que el entrenador lo ha mimado, lo ha cuidado y no ha arriesgado lo más mínimo con el lateral brasileño. En el once volvía a destacar la ausencia de Agüero, aquejado todavía de sus molestias en el tobillo y  de Raúl García, por decisión técnica, cuyo lugar ocupaba Tiago

El Atlético salió dispuesto a resolver el duelo por la vía rápida, arrinconó al Zaragoza pero no era capaz de encontrar el ritmo al partido y de generar ocasiones de gol. Forlán no aparecía y el ímpetu de Diego Costa era insuficiente. Reyes y Simao lo intentaban todo pero sin suerte. Entonces apareció Filipe, se fabricó una excepcional jugada por su banda, de mucha potencia, recordando a ese fabuloso lateral que el pasado curso brillaba en el Deportivo, y cedió el balón en boca de gol a Diego Costa que no perdonó y subió el uno a cero al electrónico. Con el marcador a favor el Atlético termino de desperezarse y nos ofreció sus mejores minutos del encuentro. Los extremos fueron creciendo, Reyes encaraba una y otra vez, Simao explotaba su mejor versión y el público del Calderón aplaudía a los suyos cuando tomaban el tunel de vestuarios con el trabajo bien hecho.

En la reanudación todo se complicó en un instante. Muñiz Fernández decidió señalar una inexistente cesión de Tiago a De Gea y ahí se lió el encuentro. Con el público abroncando la decisión del colegiado se sacó la falta sin suerte para los maños. El Atlético salió a la contra, Reyes agarró la pelota y encaró a Contini que lo detuvo como pudo. Reyes se revolvió, agredió minimamente al central maño y acabó en la calle. La parroquia atlética enfurecía y el Zaragoza dispuso de más de treinta minutos para dar la vuelta a la situación. Pero los de Gay no pudieron disparar apenas en todo ese tiempo dejando una triste imagen sobre el cesped del Manzanares mientras los de Quique abandonaban el estadio con la sensación de haber logrado un importante triunfo y situados en la zona noble de la tabla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: