Los aspirantes van en serio

Valencia y Atlético ofrecieron en la noche de ayer un partido vibrante, dinámico, de contrastes futbolísticos y resuelto en tablas gracias a un contragolpe rojiblanco resuelto en boca de gol por Simao y al ahínco y perseverancia valencianista por batir a un superlativo De Gea al que solo superó un inapelable cabezazo de Aduriz en los instantes finales del encuentro.

Ambos equipos comparecieron en el campo con lo mejor que tenían disponible, con las notables ausencias de Banega para los de Emery y la de Agüero para los de Quique Flores. Mientras el Valencia disponía sus piezas para intentar el control del partido desde el minuto uno, el Atlético entregaba el balón y con la velocidad de Reyes y Simao iba a intentar buscar la contra. Con estas premisas perfectamente definidas arrancaba el choque.

Como ya hemos dicho, el equipo “che” salió a por el partido desde el primer instante, acorralando a los colchoneros en su área, con un Joaquin extraordinario que cuajó una gran primera media hora de partido. El Atlético no podía hacer mucho más que defenderse, pero lo hacía excepcionalmente bien. El acoso valenciano se veía reflejado en los corners, sinónimo de que pese al continuo achaque no llegaba con excesivo peligro a De Gea. En uno de esos saques de esquina el balón salía despedido hacia Forlan, que en plena contra se detenía y parecía que se entretenía en demasíe, pero entonces mandó un balón largo y preciso para la llegada de Antonio Lopez que lo dejaba en boca de gol a Simao que fusilaba a Cesar. 0-1. El Atlético sin hacer nada se adelantaba en el tanteador con una contra de manual. A partir de este instante el partido se le empezó a ir de las manos al Valencia que abandonó el primer tiempo con el marcador en contra y con el partido más abroncado de lo que querría.

En la reanudación los de Quique dieron un nuevo paso atrás. El cansancio acumulado empezaba a pasarles factura, y Reyes, Simao e incluso el propio Diego Costa dieron un paso atrás dejando arriba como si de un islote se tratara a un Diego Forlan que no tuvo su mejor noche cara a puerta. El Valencia fue encerrando cada vez más y con más intensidad al Atlético en su área, pero entonces volvió a aparecer la figura de ese porterazo que es David De Gea, sacó tres manos imposibles a Mata, Soldado y Aduriz retrasando el inevitable empate del Valencia. Un empate que nació de las botas de un inmenso David Albelda, que sacó un centro perfecto a la cabeza de Aduriz y el delantero vasco no falló en su mejor versión. Testarazo a la red y tablas en el marcador.

Pero el Valencia no se conformaba y siguió buscando la victoria ante un equipo colchonero roto, que pedía el final como agua de mayo y que logró resistir las últimas envestidas valencianas de la mano de dos centrales excepcionales, tanto Godín como Domínguez, que volvieron a cuajar un gran partido. Al final los dos aspirantes se acaban dejando dos puntos cada uno pero dejan la sensación de estar haciendo las cosas muy bien y de ser una alternativa seria de verdad a los dos grandes de nuestro futbol.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: