De Rocky Balboa a Rafa Nadal

Hubo un tiempo en mi adolescencia que era un fan incondicional de Rocky Balboa. Tengo grabados en mi memoria esos épicos combates con Apollo Creed, Cluber Lang y aquel histórico con Ivan Drago. Películas si, pero nunca vi un tipo como Rocky, era peor boxeador que el resto, más pequeño, pero tenía un espiritu como ninguno, se levantaba de la lona una y otra vez y acaba derrotando a sus rivales gracias a su competividad, al hecho de no rendirse nunca…20 años después ese chico se ha reencarnado en tenista, en un tenista español que tiene por nombre y apellidos Rafael Nadal Parera.

Ayer Nadal mordió el último gran título que le faltaba, el US Open. Realizó un partido brillante, mágico y un tanto épico como a él le gusta. Se plantó en la Central con los galones de favorito, salió enchufado repartiendo juego a izquierda y derecha y llevándose el primer set por 6-4. En la segunda manga el serbio se vino arriba ofreció su mejor imagen y con 4 iguales la lluvia hizo acto de presencia. La final estuvo parada durante una hora y media y tras el parón Djokovic aprovechó un momento de duda de Rafa para aumentar su nivel y llevarse el segundo set. Habia partido, mucho partido. Pero Nadal, como Rocky en su día, cuando más está contra las cuerdas mejor juega. Y lo volvió a hacer ayer, cuando Nole mejor estaba break de Rafa que encarrilaba el tercer parcial. Con 5-4 arriba para el balear el serbio se puso 15-30. Nadal respiró, pensó y se sacó tres puntos ganados con el primer servicio, como si de Roger Federer o Andy Roddick se tratara. Solo quedaba un set, un solo set para completar el Grand Slam, para seguir aumentando su leyenda.

Y, como muchos suponiamos, ese último set no tuvo historia. Nadal destrozó a Nole,  defendiendose de forma magistral y atacando cuando pudo. Tras un error de Djokovic Rafa se tumbaba sobre la pista neoyorquina. La central de Flushing Meadows era un clamor, Nadal lo había vuelto a hacer, había tumbado a otro grande en otro partidazo y en la final. La leyenda ya era un mito, pero el mito sigue agrándandose. Solo Dios sabe dónde está su techo. Desde ahora Rafa no lucha contra nadie, solo lucha contra la historia, contra los records. Yo, desde aqui, y recien levantado solo puedo agradecerle el haber nacido en este tiempo y dejarme disfrutar de todos estos éxitos. Gracias Rafa, una vez más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: