La vida sigue igual

Volvió el campeón del mundo a un partido oficial y todo pareció igual que antes del título, como si nada hubiera cambiado. La estrella en la camiseta roja de los nuestros nos infunde un respeto que ha costado demasiado tiempo ganado, ahora además del respeto seguimos teniendo el futbol. Bien es cierto que Liechestein da para lo que da, es una selección plana, sin juego, que salió a disfrutar de un partido que no iba con ellos. Pero la realidad es la que es, España juega exactamente igual sea cual sea el rival, la pelota es española, las ocasiones también y la posesión incontestable. Con estas premisas encaro un choque la roja, que en cuestión de minutos se convirtió en un mero trámite.

Con el marcador resuelto casi de salida el partido sirvió para recuperar a una gran versión de Fernando Torres y sobre todo para ver si David Villa igualaba la marca de 44 goles del anterior “siete” español, Raúl González. No lo pudo conseguir el guaje, que tan solo fue capaz de perforar la portería rival en una ocasión quedándose a un solo tanto de la marca registrada por el ex futbolista del Real Madrid. Como bien dijo él al finalizar el partido le va a sobrar mucho tiempo y muchos partidos para superar esa marca. Por suerte, tenemos Villa para rato.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: