Se hizo oficial. Por fin el culebrón del verano se terminó ayer por la noche, a eso de las nueve y media ya sabiamos que Zlatan Ibrahimovic no volverá a vestir la camiseta del futbol club Barcelona, y yo, que quereis que os diga…respiré. En los últimos días la guerra de declaraciones entre el jugador, su representante y Guardiola me estaba desesperando y evidentemente no estaba del lado del jugador, sino de un Guardiola que tendrá muchos defectos pero que como entrenador del Barça no tiene ninguno, al menos hasta el día de hoy. Pep lo afirmaba ayer en rueda de prensa “aqui decido yo”. Pues eso, que Ibra vestirá la camiseta del Milán a partir de hoy.

La operación se tasó en una cesión por un año del jugador con una opción de compra obligada para el próximo año de 24 millones de euros. Muchos se echarán las manos a la cabeza pensando en la ruinosa operación económica que ha supuesto el sueco para el equipo pero a mi me da la sensación que cada día que hubiera pasado a partir de hoy el club catalán iba a estar perdiendo dinero continuamente además de los problemas deportivos y extra deportivos que podría haber generado un futbolista con una ficha anual de 12 millones de euros sentado en el banquillo partido tras partido.

En lo referente a lo puramente futboíistico el equipo de Guardiola debuta hoy en liga en el campo del Racing de Santader. No será un partido sencillo, el primero nunca suele serlo y además el Racing siempre es un equipo incomodo en su propio feudo. Todavía no tendremos la oportunidad de ver como azulgrana a Mascherano pero sien embargo si parece evidente que el gran fichaje del Barça para este año, David Villa, sí será de la partida. Junto a él formaran la línea de ataque Pedro y la grane estrella del equipo, Lionel Messi. Comienza el espectáculo.

Anuncios