El cambio de tercio que daba ayer la carrera le sentó bien al Tour. Se empezó a ver un bonito espectáculo que todos esperamos que se repita hoy, pero con más protagonismo para los hombres de verdad fuertes para la general. Resulta curioso que Chavanel tardará siete años en ganar una etapa en la carrera francesa y en los dos últimos años ya acumula tres triunfos parciales y además ahora vuelve a lucir el amarillo. Ayer se sacó una gran victoria de la manga aprovechando una buena fuga y mostrándose el más fuerte en la última subida. Es muy probable que hoy o tal vez el martes pueda perder el amarillo pero que le quiten lo bailao, como suele decirse.

El otro gran triunfador de la jornada fue su compañero de equipo Jerome Pineau, que estuvo presente en la fuga importante del día y coronó en primera posición todas las cotas de la jornada a excepción de la última, fortaleciendo su maillot a lunares rojos. Otros nombres del día fueron Fabian Cancellara que se hundió a las primeras de cambio y Tony Martin, el presumible líder del equipo Columbia que también se cortó en cuanto Astana puso un poco de ritmo, al igual que Kloden, que tampoco pudo aguantar el ritmo impuesto por el equipo de Contador.

Anuncios